Seguro que ya estás pensando en todos los detalles de tu gran día. Tienes el vestido, los zapatos… pero, ¿te has preguntado alguna vez por qué las novias llevan un ramo de flores? Como todo, tiene su origen en la tradición. En Grecia y en Roma los novios llevaban alrededor del cuello un collar hecho con hierbas aromáticas y especias que además de ahuyentar a los malos espíritus simbolizaban la fertilidad y la nueva vida.

Fue en la Polinesia donde por primera vez se usaron flores con motivos ornamentales en las celebraciones de enlaces. Además, se tiraban pétalos de rosa a la novia para simbolizar su delicadeza. ¿Quién no querría incorporar un detalle así a la salida de su celebración?

Se dice que en la Edad Media el ramo tenía un uso mucho más práctico (aunque nos parece menos romántico y preferimos el anterior) y es que, debido a las malas condiciones de higiene de la época, el uso del ramo compuesto de flores frescas era una buena manera de disimular ciertos olores y disfrazarlos

Cuando en 1840 la Reina Victoria contrajo matrimonio se usaban incluso flores comestibles, con las que luego disfrutaban los invitados durante el banquete. Durante esta época además las flores formaban una parte fundamental del cortejo, ya que cada una tenía un significado. Y las novias, lejos de hacer recaer su elección sobre el ramo en colores o en tipos de flores lo hacían basándose en el significado de cada una de ellas. ¡Toda una declaración de intenciones hacia su prometido!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies